www.RecambiosCoche.Es

Salimos vivos del oval

Llegaba la semana de la locura a la Liga Nacional de Escuderías, donde en todas las divisiones se disputarían carreras en óvalos, siempre terriblemente difíciles de gestionar, y donde mantener la cabeza fría a la par que ser agresivos en los momentos claves es básico, así como la dosis de suerte siempre necesaria con tantos coches en pista.

 

Como siempre, los primeros en saludar al César fueron los pilotos del filial, que tenían por delante una dura carrera a 90 vueltas a Charlotte, circuito conocido por todos los pilotos independiente de su experiencia en oval, y donde la baja temperatura nocturna y el dócil coche de la ya extinta Nationwide Series hacía que la igualdad entre los casi 40 pilotos fuera palpable.

La clasificación no fue especialmente buena, pero unos primeros stints donde tanto JuanMi Rodríguez como Ricardo Jiménez tomaron siempre las decisiones correctas fueron suficiente para que ambos rodasen tranquilamente en un grupo de cabeza que intentaba poner tierra de por medio respecto al pelotón cada vez que la ausencia de banderas amarillas lo permitía, con JuanMi incluso colocándose líder a mitad de carrera.

Sin embargo, una carrera que parecía controlada se torció para ambos pilotos en un abrir y cerrar de ojos. En primer lugar, a Riki le fue imposible evitar impactar con un coche que había perdido el control saliendo de la curva 4, volviendo a la pista descontrolado por la hierba que separa la pista del pit lane. No perdió excesivas posiciones, pero sí provocó daños al coche que minimizaban sus opciones de lograr un buen resultado.

Pero el mazazo llegó en la resalida posterior, cuando a falta de unas 20 vueltas JuanMi golpeó el muro también saliendo de la curva 4 mientras rodaba 2º, también dañando el coche, y ahora sí perdiendo numerosas posiciones, de forma que nuestros dos pilotos afrontaban la última parte de la carrera desde las posiciones 6 y 7, pero con considerables daños.

Sorprendentemente, el último cuarto de carrera fue bajo bandera verde, algo que perjudicó a Jiménez, a quien se le hizo larga la misma dado el estado de su coche, aunque a pesar de ello mantuvo la calma y apenas perdió posiciones, siendo finalmente 9º. Rodríguez, por su parte, se limitó a llevar el coche a meta, que era lo único que podía hacer en su situación, y tuvo la recompensa de terminar en 4ª posición.

 

 

 

No había sido mala carrera ni mucho menos, pero teníamos la posibilidad de resarcirnos con el primer equipo, que curiosamente tendría que usar un coche aún menos potente como el Truck de 2013, en el óvalo de Homestead, en Miami, donde Albert Gisbert y Jorge Marquínez tenían la posibilidad de lograr la sexta victoria consecutiva para Champs iRacing en la Liga si sobrevivían a las 100 vueltas de las que consistiría la carrera.

Saliendo 5º y 7º respectivamente, no tardaron mucho en hacer valer su pericia y experiencia en los óvalos para colocarse en puestos de podio. No obstante, una sucesión de errores les mandaron a puestos retrasados, especialmente a Jorge, que cayó fuera del Top20 y era vulnerable a cualquier incidente que ocurriera en el pelotón, como el de la vuelta 42, cuando el asturiano no pudo esquivar a uno de los involucrados, dejándole a la cola del grupo y con daños justo antes de alcanzar el ecuador de la prueba.

Albert, por su parte, seguía intentando volver al grupo cabecero, cuando en una situación de 3-wide fue embestido lateralmente en la recta, librando el accidente pero sufriendo daños después de que el piloto que le sucedía no pudiera evitar golpear a un Albert inestable. Estos daños le complicaron la existencia al piloto catalán, que vueltas más tarde perdería el control del coche en plena curva, chocando con el muro y con su paisano Lluis-Pere de las Heras.

En esta situación no quedaba otra que aprovechar las neutralizaciones para intentar reparar ambos coches e intentar una remontada en el último tercio de carrera, donde ahora sí ambos evitaban de una u otra forma todos los accidentes y problemas que ocurrían, y Albert pasaba hasta a 3 coches por vuelta aprovechándose de las batallas que se libraban en el pelotón.

La última resalida tuvo lugar a falta de 10 vueltas, y los pilotos de Champs estaban 5º y 7º, exactamente como partían al inicio de carrera, más de una hora antes. Aún tuvieron tiempo de ganar unas posiciones más, siendo finalmente 4º Jorge y 5º Albert, posiciones que aún son susceptibles de cambiar dadas las más que previsibles reclamaciones que provocan estas carreras.

Al final no sacamos ni un podio de las carreras de oval, pero aumentamos la ventaja al frente de la clasificación de 2ª, y para el filial nos vinieron de maravilla los resultados de los otros grupos de cara a la formación del nuevo grupo, el cual también lideramos, ahora con 45 y 90 puntos sobre los equipos colocados en segunda y tercera posición.

Para defender esas posiciones de privilegio nos quedaremos en Estados Unidos, donde visitaremos Laguna Seca con el Porsche en 3ª, y el difícil circuito de Sebring con los GTE en 2ª.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *